A Galopar

Poti firma un poker de victorias para el recuerdo

  2016-07-19

Por Jesús Galdona

Es más que conocida la tendencia recurrente que asocia carreras preparatorias con lotes poco nutridos, aunque asimismo siempre cabe arrimarse al cobijo de la calidad para satisfacer expectativas. Pues bien, en la tórrida jornada del lunes, poco de uno de uno y poco de lo otro, tras la caída del cartel del coloso Arkaitz, en el que iba a ser el debut oficial en la pista, de la previsible mejor baza local para el próximo 15 de agosto. Repasada la lista de inscritos para el gran día, empieza a tomar cuerpo una repetición del “Scalambrazo” de un año atrás.

La preparatoria del Oro para los viejos venía marcada por ese forfait de última hora del campeón de Di Benisichi, que no podía ser de la partida por un problema físico que deja en el aire sus próximos compromisos. Ante la ausencia del crack, el favoritismo pasó de un pyrus a una pyrus, pues su hermana Poti asumía ese rol solamente a él destinado de antemano. La prueba fue conducida por Vizcaya a un ritmo regular, con la de Febana bien ubicada, esperando acontecimientos, y esa vez mucho más cerca de los palos que en salidas precedentes. A mitad de curva, la pequeñaja de Ramón Avial repite estrategia y lanza la ofensiva, entrando ya en la recta con el poste de meta en el punto de mira. Keshiro, con el retornado Óscar Ortiz de Urbina en la silla, buscando recortar diferencias, no llegó a apretar a la pletórica ganadora, pero sí dejó una buena impresión en su ‘premiere’ donostiarra, con Sant’Alberto repitiendo su tercer puesto de la ya lejana Copa de Oro de 2014.

Pese a que Poti nos hizo emocionarnos -imposible neutralidad-, no creemos que ni ella ni los que fueron hoy sus compañeros de viaje tengan una primera chance el 15 de agosto, aunque su hazaña no será nada sencilla de batir, y mucho menos de olvidar.

Intaglio: amarga victoria.

Tres potros alienaba Ana Ímaz en el Diputación, una carrera -como casi todo en el hipódromo- venida a menos, pero que sigue cumpliendo una apetecible doble vertiente: una buena dotación y un adecuado trampolín para los clásicos de cara a la capital cita del día de la Virgen. La prueba fue conducida a buen ritmo por Garmar, portador de una escala penalizante, seguido de cerca por el favorito Intaglio, luego por las dos féminas, Lady Ionela y Genessee, y con los de Martul y Castleplunket en posiciones de cierre. El conductor le puso alma y corazón a su entrada en la recta, pero los tres kilos que concedía a sus rivales le pasaron factura, y así quedó Intaglio como amo y señor a media recta. No obstante, Lady Ionela, empujada por Roberto Carlos Montenegro, estuvo a punto de redondear el “milagro Febana”, reduciendo diferencias con el pupilo de Ana Ímaz, que mantuvo una corta cabeza en el espejo sobre la alazana. Completó el podio Atacama, que recuperó terreno en el último derecho en un día poco propicio para ello. Reseñar el regreso, a la mano y sin jinete, de un renqueante Sturm, que completaba así una jornada agridulce en grado superlativo para su entrenadora, Ana Ímaz.

Si la prueba de viejos no nos dejó nombres con aspiraciones a vestirse de Oro en cuatro semanas, parece claro que los clásicos deberán remover entre los ausentes para tratar de hacer frente a un pelotón extranjero más temible que nunca.

El Halcón detuvo su vuelo. Amarga victoria-2. No era, no, la jornada de la familia Ímaz. Falcon Place, para muchos -entre los que nos contamos- el mejor potro debutado de la generación en nuestro país, se accidentaba trágicamente en un trabajo previo y dejaba el camino expedito para los que -todo indica- iban a ser sus comparsas. De la ganga se benefició su compañera de patio Anne, que en un poderoso salto de cajones dejó archi sentenciada la carrera nada más empezar. Pese a que la de Santa Ana corrió sola, la impresión visual aconsejaba olvidar rápidamente su incomprensible Martorell, mientras el resto de participantes terminó un puesto por encima de lo que la teoría fijaba, en ambiente dominante de frialdad general, y es que algo se duerme en el alma hípica cuando un gran caballo se va, y si es potro aún más.

La Ley del más fuerte. Casi 200 actuaciones sumaban los siete esforzados aspirantes a la segunda de la jornada, para un global de siete victorias. Y esa contundente estadística favoreció a quien de todos ellos acumulaba más triunfos. Ley de Leyes lograba el cuarto triunfo de su ya larga trayectoria, en una carrera que no tuvo más historia que la que se extrae de su desenlace. Bien colocada en el heterodoxo pelotón, no dio opción a sus modestísimos rivales, con el cumplidor Alfoz volviendo a hacer caja y Jacetana logrando su primer botín del año.

Lyric Ballad, la sorpresa del Centerario. Lyric Ballad, en un pasado ya muy lejano, fue ni más ni menos segunda del gran premio de yeguas, pero desde entonces nada se había vuelto a saber de ella, habiendo tomado sus rasgos una pálida copia de la misma. No resulta fácil explicar su súbito despertar, después de haber participado en innumerables pruebas de corte claramente inferior a la que ganó, en el más común de los canter. Su dividendo a ganador (147/1) obligará a remover archivos, pero sin duda estará entre los más “generosos” de la historia reciente. Segundo y tercero, el honesto Maiar y la no menos honrada Waterville le dieron verdad a un increíble desenlace.

grandes premios de españa

alt

pronósticoS

Julio Díez Twitter (@AgaloparTurf)

Pronósticos
TURFINTERNET

enlaces

Enlaces nacionales Enlaces nacionales

Enlaces internacionales Enlaces internacionales

noticias recientes

Más preparatorias y última noche

Gran Torino y Zascandil, por la mínima

El Oro comienza a forjarse

categorias

Hipódromo de Dos Hermanas

Hipódromo de La Zarzuela

Hipódromo de Mijas

Hipódromo de Ourense

Hipódromo de San Sebastián

Internacional

Otros hipódromos españoles

archivo

Septiembre 2011

Aficionados

Eres el aficionado nº  Contador de visitas a la página

   AGALOPAR // TURFINTERNET

Copyright © 2011. Todos los derechos reservados